Lanzamientos Rock

“Ahí voy”, una canción para surfear la vida con Latenaz

La artista del Quindío regresa con un corte optimista como parte de su trilogía de sencillos

Después de exorcizar los males en “Sacar de mí”, Latenaz regresa con “Ahí voy”, segunda parte de un tríptico sonoro en el que ha empezado a reinventar su sonido. Después de la depuración de los dolores y los males la artista colombiana presenta una nueva reflexión musical en la que continúa proponiendo nuevas alternativas para su sonido rockarrabal.

Puedes escucharlo dando click en la imagen

Jugando con una mezcla en la producción que se distancia de todo cuanto había producido la cantautora del Quindío, “Ahí voy” plasma a modo de metáfora sonora las transformaciones internas que atravesó la cantante en su camino hacia la sanación y el crecimiento personal, una nueva identidad que también se manifiesta en el acompañamiento musical a la letra. De esta manera la canción se convierte también en una suerte de viaje que abraza al escucha con la fuerza de un sonido envolvente e inquietante.

“‘Ahí voy’ es la segunda canción de una trilogía que habla metafóricamente de la línea de tiempo de mi vida”, explica la cantante. “Abre la posibilidad a vivir la vida, después de haber exorcizado los males con «Sacar de Mí». Es la representación de cuando decidí fluir y vivir recogiendo y dejando a mi paso vivencias que me van haciendo tenaz”, añade. Con la guitarra y la voz en el primer plano “Ahí voy” es un recorrido transformativo que nos lleva de la mano mientras Latenaz va caminando hacia el horizonte desde el que se anuncia la llegada del sol. Sin abandonar el protagonismo rockero del principal instrumento de cuerdas, “Ahí voy” se convierte en una suerte de western contemporáneo en el que Latenaz es la heroína de su propia historia.

Jugando con una nueva serie de referentes musicales y acomodando su registro rasgado a las exigencias de la mezcla, Latenaz construye un delicado recorrido en clave de rock con visos de electrónica moderna en el que la voz de la cantante se convierte en su principal guía para seguir por el camino de la transformación personal. Jugando con solos a la manera de Los Lobos, Latenaz mantiene las botas puestas, pero no las utiliza ya para romper todo cuanto se le atraviese, sino para apoyar a sus pies en este recorrido con un destino claro que emprende en “Ahí voy”. La fuerza de la interpretación vira del dolor y la amargura hacia la celebración de la vida, entendiendo que la vida es un camino en sí y que cada día podemos dar un paso adelante para recorrerlo y encontrar, a su final, la recompensa a nuestros esfuerzos y sacrificios.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: