News

Fallece el rapero DMX a los 50 años de edad

Earl Simmons, mejor conocido como DMX, Dark Man X o The Divine Master of the Unknown, partió de este mundo a los 50 años de edad debido a complicaciones con un infarto que sufrió la semana pasada

La mañana del viernes 9 de abril se dio la desafortunada noticia de que Earl Simmons, mejor conocido como DMXDark Man X o The Divine Master of the Unknown, partió de este mundo a los 50 años de edad debido a complicaciones con un infarto que sufrió la semana pasada. DMX era un rapero y actor, que saltó a la fama a finales de la década de los 90. Se caracteriza por la violencia en sus letras y materia oscura, convirtiéndolo en uno de los artistas más aclamados por los fans, tanto del rap como del punk y el heavy metal. Le sobreviven 15 hijos y su madre.

“Nos entristece profundamente anunciar hoy que nuestro ser querido, DMX, cuyo nombre de nacimiento es Earl Simmons, falleció a los 50 años en White Plains Hospital con su familia a su lado después de haber sido sometido a soporte vital durante los últimos días. Earl fue un guerrero que luchó hasta el final. Amaba a su familia con todo su corazón y apreciamos el tiempo que pasamos con él. La música de Earl inspiró a innumerables fanáticos en todo el mundo y su legado icónico vivirá para siempre. Agradecemos todo el amor y apoyo durante este momento increíblemente difícil. Respete nuestra privacidad mientras lamentamos la pérdida de nuestro hermano, padre, tío y el hombre que el mundo conocía como DMX. Compartiremos información sobre su servicio conmemorativo una vez que se ultimen los detalles”.

– Familia de Earl “DMX” Simmons

“White Plains Hospital extiende su más sentido pésame a la familia del Sr. Simmons, así como a sus amigos y legiones de fanáticos que expresaron su apoyo inquebrantable durante este momento difícil. Earl Simmons falleció pacíficamente con la familia presente después de sufrir un paro cardíaco catastrófico “.

Cuando se trata de DMX, un hombre bendecido con un ladrido de voz cruel, no existe tal cosa como medio paso. Nacido como Earl Simmons en 1970, el MC criado en Yonkers llegó como la encarnación física de la energía desenfrenada, una destilación de un solo hombre de los rudos artistas neoyorquinos como Wu-Tang Clan. Con el lanzamiento de su debut en 1998, It’s Dark and Hell Is Hot, DMX se envolvió en una agresión musical que realzó su imponente presencia a través de canciones como la mínima y ruidosa “Get at Me Dog” y el ruidoso “Ruff Ryders’ Anthem”. Pero X redujo la pugnacidad en la introspectiva “How’s It Goin’Down” de ese mismo álbum, que contó con la voz angelical de Faith Evans de R&B y pintó una imagen vívida de una relación compleja que iba por el camino equivocado. DMX volvería a visitar esa sensibilidad en “Slippin”, una pista desgarradora de Flesh of My Flesh, Blood of My Blood de 1998 que lo encontró expresando el deseo de vivir una vida menos tumultuosa. Por muy opuestos que parezcan estar los dos lados del rapero, siempre ha prosperado más mientras deja que sus emociones vuelen sin restricciones. En 2000, lanzó …And Then There Was X, donde incluso el himno “Party Up” sirvió como un excelente ejemplo de la interpretación intensamente única de DMX en el hip-hop hardcore. Pero ya sea feroz, amplificado o introspectivo, el MC se ha mantenido arraigado en su fe, a la que, especialmente en los últimos años de su carrera, se acerca con nada menos que una devoción absoluta.

Tras la muerte de Tupac Shakur y Notorious B.I.G., DMX asumió el control como el rey reinante indiscutible del rap hardcore. Él era ese bien escaso: una potencia comercial con credibilidad artística y callejera de sobra. Su rápido ascenso al estrellato fue en realidad casi una década en proceso, lo que le dio la oportunidad de desarrollar la imagen teatral que lo convirtió en una de las personalidades más distintivas del rap durante su apogeo. Todo en DMX era incesantemente intenso, desde su físico musculoso y tatuado hasta su expresión áspera y ladradora, que hacía una combinación perfecta para su obsesión lírica característica con los perros. Además, había sustancia detrás del estilo; gran parte de su trabajo estaba unido por una fascinación por la división entre lo sagrado y lo profano. Podía pasar de la angustia espiritual en un minuto a una narrativa sobre los pecados de las calles al siguiente, pero mantener todo como parte del mismo personaje complejo, algo así como un Johnny Cash del hip-hop. Los resultados fueron lo suficientemente convincentes como para hacer de DMX el primer artista en tener sus primeros cuatro álbumes en las listas de éxitos en el número uno. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: