News

The Weeknd deja un sabor agridulce con su Show de Medio Tiempo

The Weeknd no logra cumplir las expectativas generadas por su show de medio tiempo y deja un sabor agridulce en sus fans.

El 12 de noviembre del año pasado la NFL y Pepsi hacían oficial el anuncio de que The Weeknd iba a ser el encargado de amenizar el Halftime Show del Super Bowl, una noticia que dejaba expectativas muy altas tomando en cuenta lo que ha venido haciendo en los últimos meses en cuanto a la promoción de su nuevo álbum, sin embargo, no logró cumplir las expectativas.

El show inició en lo que parecía ser un set muy impresionante el cual jugaba con nuestros ojos al mostrarnos que nada era lo que parecía, un nuevo visual de figuras geométricas acomodadas de tal modo que lograban un mundo explode en los televidentes. Seguido de esto veíamos como se trasladaban las cámaras hacia la escenografía instalada en el estadio donde veíamos a parte de los bailarines como si fuera una sexta tipo ku klux klan haciendo alusión a una historia del tipo apocalíptica fusionada con el estilo robótico de Daft Punk en la que solo faltaba que se pusieran a cantar Amadeus.

Al iniciar la interpretación de Starboy se abría la escenografía para darle paso a Abel, quien desde el primer momento, hasta el final, mantuvo el mismo vestuario que hace alusión a su último material discográfico. Comenzaba a cantar mientras todos esperábamos que empezarán a llegar las sorpresas con algún invitado o momento inesperado dentro de la presentación, cosa que no ocurrió.

Terminaba de cantar ‘I Feel It Coming’ cuando de repente se volvía a abrir la escenografía. Todos pensábamos que ahí entraría alguien inesperado, ya fuera un bailarín o alguien más, pero no, en su lugar vemos como The Weeknd entra para interpretar ‘I Can’t Feel My Face’ en un cuarto lleno de espejos el cual hace alusión al encierro por el que hemos estado pasando desde hace casi un año, esos minutos resultaban confusos para la mente, ya que los movimientos de cámara tan abruptos provocaban que cualquiera de mareara por tratar de seguir la toma y no perder ningun detalle.

Algo que si debemos reconocer es la forma en la que tratan de ocultar loas posible la cámara, la manera en la que son insertan dentro de la historia para poder sentir que estamos ahí en primer plano, por más que generará mareos, en ningún momento se alcanza a ver al camarógrafo. No me quiero imaginar por lo que tuvieron que pasar mientras ensayaban, vuelta tras vuelta han de haber conseguido un estómago de acero para evitar vomitar.

De repente empieza a cantar Earned It, la cosa se empieza a poner cachonda mientras esas mentes perversas empiezan a imaginarse una escena tipo “50 Shades Of Grey”, nuevamente, nada nuevo sucede, solo un popurrí de éxitos de The Weeknd.

Se trasladan las cámaras a la cancha principal, es aquí cuando vemos que no invirtió mucho en escenografía, ya que le facilitaron tanto las cosas al staff que literal no había nada sobre la cancha, y es aquí cuando, por fin, empieza a cantar ‘Blinding Lights’ su más exitoso tema y con el que esta rompiendo records por todos lados. Si tú como yo usas Tiktok (por cierto, síguenos como @hgmediamx) era aquí viendo esperábamos ver por lo me os un fragmento de ese bailecito que se hizo super mega viral y… Obviamente no sucedió… en su lugar vemos a muchos bailarines a lo largo y ancho de la cancha con los mismos trajes haciendo una coreografía x… ¿Te diste cuenta que el círculo que formaron al final era como cuando hacías bailables en la primaria? Con un círculo más abstracto que una pintura de Picasso. Es aquí cuando acaba y todos nos preguntamos “¡¡¿Eso fue todo?!!”, ¿Donde quedó la promesa de un soy único e inolvidable?.

No ofrece nada nuevo, prácticamente es un popurrí de éxitos en catorce minutos y once segundos. Si, yo entiendo que por la pandemia no podría tener muchos aforo en su espectáculo, pero 1ie difícil era meter drones u hologramas. ¿Donde quedaron los siete millones de dólares que invirtió en el show? No creo que la escenografía haya sido tan cara.

Y ni hablemos de los errores de audio, se escuchaba más la pista que su voz, cuando debería de ser al revés. Un punto aquí fue el equipo de cámaras, todos bien coordinados y tratando de esconderse en casi todo momento de la toma, y cuando se ve a un camarógrafo vemos que también ellos tenían vestuario, algo que se agradece ya que los hace parte del show, no un adicional.

Por lo menos hubiera invitado a alguno de sus amigos que viviera cerca de Florida si es que quería evitar eso del aforo y presupuesto, con un invitado de al menos un minuto hubiera sido muy distinto todo. Y uno que otro cambio de vestuario, mínimo como Adam Levine que se quitó la camisa para atraer la atención en sus tatuajes.

En conclusión, el Halftime Show de The Weeknd no cumple con lo prometido y crea un show más del montón que pasará desapercibido en la historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: